Noche de Brujas

Se acerca la Noche de los MuertosLa Noche de las Brujas. Hoy celebramos la transformación en un rito de paso entre la Vida y la Muerte.
Dicen que hoy la línea entre los mundos es más fina que cualquier otra noche. La delgada e invisible línea que separa la luz de la oscuridad, los vivos de los muertos.
Para los celtas el año dividía básicamente en 2 mitades o energías: época de Luz (época veraniega) y época de oscuridad (época invernal). Así que tiene sentido que el 1 de noviembre sea un símbolo de cerrar y abrir un nuevo ciclo que, además, este año, coincide con la Luna Negra o Luna Nueva, pura oscuridad, de la que venimos y a la que vamos.
El 1 de noviembre es el día de los Difuntos y la Abuela Luna nos regala esta noche oscura. La “noche oscura del alma” decía San Juan de la Cruz. La Luna siempre está presente, aunque en Luna Nueva nuestros humanos ojos no puedan percibirla, su influencia se nota. Y mucho. Al igual que nuestros difuntos ancestros. Gracias a ellos estamos aquí. Siempre están con nosotros, aunque nuestros humanos ojos no puedan percibirlos, los notamos, y muchas veces, aunque estén muertos, los sentimos muy vivos a nuestra vera.
Esta noche es muy especial, se cierra un ciclo para comenzar otro. Es momento de hibernar, de volver a nuestro interior. De dejar de buscar fuera lo que siempre has tenido dentro. Me decía mi abuela materna “Si no sabes hacia donde vas, vuelve siempre hacia de donde vienes”, y ahora entiendo su significado y la agradezco sus dones pese a que la herencia emocional que me dejó, a veces no sea fácil de llevar sobre estos hombros de mujer menuda que me han tocado cargar. Dicen que mi Abuela era una de ellas. De las Brujas.


Este vacío que sentimos a veces no se llena con algo de fuera, como podías atisbar hace tiempo pero ahora realmente sientes en ti esto como una certeza indiscutible. Ya tienes la casa que querías, un trabajo, una pareja, quizás hasta hijos…y aún así no eres feliz. Tanto esfuerzo…y me sigo sintiendo insatisfecha. Percibo cierto enfado en mí. ¿Cómo pude creer que cuando consiguiera tener todas esas cosas iba a ser feliz? Mientras luchaba por obtener todo aquello que pensé que necesitaba para sentirme satisfecha, me perdí disfrutar plenamente de mi Vida, que corría delante de mí mientras yo estaba ocupada compitiendo, trabajando, esforzándome por conseguir ser mejor, por tener más…
Hoy algo muere hoy en mí para parir algo nuevo. Cuando la oruga pensó que era su final, se convirtió en mariposa. Hoy acepto la Muerte como parte de la Vida.
Las horas de luz se van acortando en favor de la espesura de la noche. Ganas de hogar, de calor, de arroparme y de bucear en mí. Mi luz no está para que me vean, si no para que yo misma pueda verme. Por algo estos días siento muy cerca de mi la sabiduría a la diosa Hécate, la diosa de los hogares y de la Luna Oscura. Y también noto su cansancio, su ancianidad. Muchas experiencias, muchas heridas, muchos altibajos llevamos sobre nuestras espaldas. Toca descansar y honrar e integrar lo vivido.
Una vez escuché que las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte, sienten pasar todos los momentos de su vida rápidamente delante de sus ojos, justo en ese momento en el que la línea entre los dos mundos se vuelve más delgada. Quizás todos esos momentos hayan estado esperando años a ser realmente vividos y aceptados por ti. Contaban con tener espacio y tiempo para ser vividos, ya que cuando estaban sucediendo, tú estabas ocupado mirando para otro lado, trabajando, esforzándote por conseguir algo. Y esos momentos, al sentir que ya se acaba la respiración, vienen de golpe, apresurados, a ser vividos. Toda tu Vida en un instante. Para morir hay que nacer y para nacer, hay que morir.
Sacando mis sombras de las profundidades de mi subconsciente a la luz de la consciencia, sano, crezco y maduro.
Noto las raíces bajo mis pies, bien hondas, mis ancestros, mis raíces, me sostienen, pero también me limitan si no les doy el espacio para crecer, si no les echo agua para nacer.
Esta noche es Noche de Brujas. Esta noche, me dejo ir. Suelto. Y en mi próxima Vida, renaceré más fuerte, más sabia, más consciente y más poderosa.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.