Me amo, me cuido

Durante la Luna Creciente tenemos la habilidad natural de  ver con claridad nuestros objetivos e ir a por ellos, como verdaderas arqueras que siempre dan en la diana.

Mi objetivo en esta luna creciente es: ME AMO, ME CUIDO.

Comparto mi decálogo de la mujer sana:

  1. Cuido mi alimentación.

Soy consciente de que soy lo que como y de  que la gasolina que me hace funcionar no debería provenir del sufrimiento y la muerte de nadie. Me nutro con amor y respeto.

  1. Conozco y honro mi cuerpo.

Soy conocedora de mis ciclos y de mi salud. Sé que soy mucho más que un cuerpo, pero le honro, le cuido y autogestiono mi salud. Hago ejercicio suave a menudo para poder fluir con la vida y canalizar mi energía.  Medito a diario pues mi goce  existencial se encuentra en el silencio interno.

  1. Cuido mi templo sagrado.

Sé que mi útero-corazón es sagrado  es el responsable de sentir  y gestionar mi salud física y emocional, así que no dejo que cualquier persona entre en él. No contamino mi útero ni mi corazón con la inconsciencia ajena. Me mantengo limpia y sana.

  1. No me rodeo de gente tóxica ni con adicciones.

Cuido mis relaciones de amistad y amorosas relacionándome con personas sanas y que no mantengan relaciones de poder y dependencia propias de las adicciones. No elijo a personas que me chupan la energía y que no vibren en la energía del amor que soy.

  1. Pido ayuda.

Soy consciente de que a veces necesito ayuda para manejar algunas cuestiones y que pedir ayuda no me hace más débil sino más fuerte. La sensibilidad es una fortaleza, no una debilidad.

  1. Me valoro.

Sé quién soy, adonde voy, que necesito y cómo satisfacer mis necesidades y por eso elijo compartirme conscientemente con alguien que disfrute de mi luz y  al que no le de miedo mis sombras.  No acepto nunca menos de lo que merezco. No acepto migajas de amor. Sólo amor completo, único e incondicional.

  1. Soy amable conmigo.

Me permito ser y soy amable conmigo. No me exijo nada pues me amo y me acepto tal y como soy ahora. No exijo que los demás cambien ni digan ni hagan nada diferente a lo que hacen, pues les acepto y les amo tal exactamente cómo son.

  1. Me comunico.

Soy asertiva y expreso lo que quiero y lo que no quiero en cada momento. Comunico mi sentir de una manera honesta y no manipuladora. Si tengo que decir que “no”, lo digo claramente y sin culpa.

  1. Me responsabilizo de mí. No culpo a otras personas de lo que me sucede.

Así como yo me responsabilizo de mis heridas y de las consecuencias de mis actos, no me hago cargo del sentir y de las opiniones de los demás, pues respeto sus procesos y no interfiero en ellos.

  1. Respeto a la Madre Tierra.

No contamino la Tierra que piso y que me da la vida. La Madre Tierra es la mujer primogénita y  la cuido y respeto a través de mi cuerpo, las plantas y los animales.

 

Te animo a que hagas tu propio decálogo y te lo tatúes…o lo dejes en un post it en el espejo del baño para tenerlo bien presente 🙂

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.